sábado, 24 de mayo de 2008

FENÓMENOS LUMINOSOS RELACIONADOS AL SOL EN EL PARANAL.

La atmósfera de la Tierra es un prisma gigantesco que dispersa la radiación solar. En las condiciones atmosféricas más ideales, como las que se dan habitualmente sobre Cerro Paranal, se producen fenómenos como el destello verde o azul durante la puesta del Sol. El fenómeno es tan popular en el observatorio que ya es una tradición de los astrónomos reunirse todos los días en la plataforma del telescopio para observar la puesta del Sol y el posible resplandor verde, antes de comenzar la larga noche de observaciones.


Este es un flash verde del Sol . Justo en el momento de la puesta, cuando el Sol desaparece completamente de nuestra vista, un último rayo parece ser verde. El efecto es visible solo desde lugares con un horizonte bajo y distante y dura sólo unos segundos. El flash verde tambien podemos verlo en la salida del Sol, pero necesita buen tiempo para aparecer. Una ligera variante fue cogida en esta foto, en la que el Sol era aún visible, pero la zona superior era momentaneamente verde. El Sol por si mismo no se vuelve verde, el efecto es causado por las capas de la atmósfera terrestre que actúan como un prisma.
¡OJO NUNCA OBSERVE EL SOL DIRECTAMENTE A TRAVES DE BINOCULARES O TELESCOPIOS!

Como un delgado prisma, la atmósfera terrestre rompe la luz solar en colores, tornando los colores rojizos a suaves verdes y azules. Cuando el cielo está limpio, un flash verde sobre el borde del Sol puede verse algunas veces durante un segundo más o menos, cuando el Sol esta cerca del distante horizonte. El flash azul es más dificil de ver, porque la atmósfera debe estar extraordinariamente limpia para evitar que se esparza y disminuya la luz azul del Sol reflejada. El resplandor verde y azul son sucesos efímeros que sólo pueden observarse si se tiene una visión despejada de la puesta del Sol, además de una atmósfera muy estable. Estas condiciones son muy comunes en Paranal, un montaña de 2635 m de altura en el Desierto de Atacama, Chile, donde el cielo está despejado más de 300 días al año.

La luz zodiacal y el Gegenschein se producen porque el polvo interplanetario refleja la radiación solar. Son tan débiles que sólo son visibles en lugares sin polución lumínica. La mayor parte del polvo interplanetario se encuentra en la eclíptica, el plano por el cual los planetas se mueven alrededor del Sol y, por consiguiente, la luz zodiacal y el Gegenschein se ven en una región centrada en la eclíptica. Mientras que la luz zodiacal se ve en las cercanías del Sol, el Gegenschein se ve en la dirección opuesta al Sol.

Cada una de las pequeñas partículas de polvo, dejadas por cometas y asteroides, actúa como una pequeña luna al reflejar la luz que proviene de nuestra estrella principal. "Si alguien pudiera ver las partículas de polvo individuales, entonces vería las que están en el medio del Gegenschein como si fueran diminutas lunas llenas, mientras que las partículas ocultas en la parte débil de la banda de polvo se verían como minúsculas lunas en cuarto creciente", explicó Colin Snodgrass, otro astrónomo del ESO. "Pero ni siquiera el VLT puede ver a esas diminutas partículas de polvo en el espacio. En su lugar vemos el efecto combinado, como en la imagen de arriba, de millones de diminutas partículas de polvo reflejándonos la luz del Sol."



En Paranal, el cielo es tan oscuro que el famoso y extremadamente difícil de observar Gegenschein puede verse en todo su esplendor: es una débil luminosidad del cielo nocturno en la región de la eclíptica directamente opuesta al Sol, causada por el reflejo de la radiación solar en el polvo interplanetario del Sistema Solar. En la imagen, el Gegenschein es la banda que corre en diagonal desde el borde superior izquierdo hacia el inferior derecho.

No hay comentarios: